Galletas de Jengibre

viernes, 2 de diciembre de 2016




¿Cómo han estado estas últimas semanas? Les cuento que yo he estado haciendo pequeñas remodelaciones en casa, ya decoré para recibir a Santa. Saúl tuvo un festival muy lindo en el preescolar y por supuesto me toco prepararle su vestuario. Fui a mi primer black friday, que por cierto no sé si estaba en la plaza equivocada pero a mí no me toco esa locura que sale en las películas o en las noticias, donde la gente entra corriendo a las tiendas, se pelean por las cosas y es un tremendo caos. Estaba entusiasmada por ver eso, pero creo que fue mucho mejor así, no me toco hacer una fila interminable para pagar y obtuve algunos buenos descuentos.
Y hace un par de días estaba como de vacaciones, mi esposo tuvo unos días libres en el trabajo. Lastima que Saúl estaba en la escuela sólo el viernes pasado (tuvo día libre) y el fin de semana pudo estar con su papá. Por eso mismo digo "como de vacaciones" porque parte de nuestra rutina siguió. Mi peque tuvo que ir a clases.

¿Qué les parece si comenzamos con la receta de hoy?
Ustedes tal vez se dieron cuenta en una de mis redes sociales que desde hace varias semanas hice estos muñequitos de jengibre, me adelanté un poco a la Navidad. 
Les contaba que para el mes de octubre tenía pensado comprar una calabaza jumbo para hacer mucho puré casero y usarlo en varias recetas, pero al final ya no me había dado tiempo. Para que no me pasara lo mismo yo me encontraba haciendo galletas de jengibre antes de halloween. Tenía el espiritu navideño en pleno octubre. 
Y sí que se ha ido rápido el tiempo ya estamos a diciembre y llegó el día de compartir la receta.





Para endulzar estas galletas necesitaremos azúcar mascabado y melaza. Sé que en algunas partes no venden la melaza, incluso en mi ciudad es un producto que no he encontrado, es un ingrediente muy americano. Pero como saben yo tengo del otro lado a San Diego, así que allá lo compro.
Esta vez yo tuve que hacer una miel de piloncillo porque no me había dado cuenta que ya casi me había terminado la melaza. Así que si ustedes no la encuentran, pueden usar piloncillo para hacer una miel como esta vez lo hice yo. El color y el sabor es muy parecido al de la melaza.
En las notas les dejaré cómo hacerlo. Nada más tengan cuidado de no dejar enfriar mucho la miel porque se endurece de nuevo, a mí me pasó. Pero no se preocupen, si eso pasa tiene arreglo, pueden agregar otro chorrito de agua y calentarla otra vez.

Hace años que no decoraba galletas y con el pulso de maraquero que ya les había contado que tengo, no tenía idea cómo me quedarían las galletas, pero, ¿han quedado bien verdad?
Ustedes pueden hacerlas como más les guste y agregar más detalles.





Galletas de Jengibre


Ingredientes.
24 galletas aproximadamente.

Para la Masa:
  • 3 tazas (450 g) harina, todo uso + para mesa de trabajo
  • 2 cditas. jengibre molido
  • 1/4 cdita. clavo molido
  • 1/2 cdita. nuez moscada recién rallada o 1/4 cdita. nuez moscada molida
  • 1/2 cdita. canela molida
  • 1 cdita. bicarbonato de sodio
  • 1/2 cdita. polvo para hornear
  • 1/4 cdita. sal de mar fina
  • 85 g mantequilla, a temperatura ambiente
  • 1/2 taza (95 g) azúcar mascabado
  • 1 huevo, a temperatura ambiente
  • 3/4 taza (180 ml) melaza (unsulfured molasses) *

Para el Glaseado:
  • 2 tazas (240 g) azúcar glass
  • 4 cditas. polvo de merengue
  • 1/4 taza (60 ml) agua



Procedimiento.

Para la Masa:
En un bowl mezclamos  nuestra harina, especias, bicarbonato, polvo para hornear y sal. Dejamos de lado.
En el bowl de la batidora agregamos la mantequilla y azúcar mascabado y batimos a velocidad media-alta hasta que estén integrados los ingredientes, cerca de 3 a 5 minutos. Agregamos el huevo y la melaza. Bajamos la velocidad y poco a poco agregamos la mezcla de harina, mezclamos sólo hasta incorporar. Dividimos la masa en dos discos y envolvemos en plástico cada uno. Refrigeramos hasta que se ponga firme la masa, por al menos dos horas o hasta dos días.

Precalentamos el horno a 350 °F (180 °). Preparamos dos a tres charolas o placas con papel encerado. Dejamos de lado.

Enharinamos nuestra mesa de trabajo y empezamos a trabajar una parte de la masa. Estiramos con un rodillo hasta formar un grosor aproximado de 3 mm. Hacemos las galletas con nuestro cortador de muñequito de jengibre o con la forma que gustes y pasamos a las charolas. También se puede enharinar el cortador, así prevenimos que la masa se pegue. Unimos las orillas que nos quedaron y volvemos a extender la masa y hacemos más galletas. Repetimos el proceso con el otro disco de masa. 
-Si has dejado varias horas la masa en el refrigerador, se ha puesto muy dura y es difícil trabajar con ella, puedes dejarla unos minutos a temperatura ambiente para que se ablande un poco-

Llevamos a hornear. 
Yo dejé mi primera tanda de galletas 11 minutos en el horno, la segunda 8 y la tercera 10. Unas me quedaron crocantes y las otras más suavecitas. Se pueden hacer como más les guste. Recomiendo de 8 a 10 minutos para galletas blanditas y para galletas más crocantes de 8 a 13 minutos.

Pasamos las galletas a una rejilla para que enfríen por completo.



Para el Glaseado:
Cernimos el azúcar glass y la ponemos en un bowl junto con el polvo de merengue y el agua. Mezclamos muy bien. Se puede ajustar la consistencia con más azúcar glass o con más agua si es necesario. 

Pasamos el glaseado a una manga con una duya #3 wilton o similar.  
Decoramos las galletas y dejamos secar el glaseado.





Notas.
*Si no encuentran melaza se puede hacer miel de piloncillo. En una olla ponemos media taza de agua y un cono de piloncillo de aproximadamente 250 g. Llevamos a fuego medio hasta que el piloncillo se derrita por completo y se forme una miel ligeramente espesa. Apagamos el fuego y dejamos que enfríe un poco.

-Si no tienen manga y duya para decorar, pueden utilizar una bolsa ziploc y hacer un pequeño hoyo en una de las esquinas con unas tijeras.

-Las galletas guardadas en un contenedor hermético duran de 2 a 3 días a temperatura ambiente.





Fuente: Receta ligeramente adaptada de Martha Stewart



Hace mucho tiempo que no hacía galletas de jengibre. Anteriormente para estas fechas eran las unicas que hacía, antes de que naciera Saúl y cuando él estaba muy pequeñito que no podía comerlas. Ahora no estaba muy segura si a mí peque le gustarían tanto como las que tienen chocolate (son sus favoritas). ¡Y afortunadamente sí le encantaron! No sé si aparte de que en verdad están súper ricas, fue que lo involucre; preparé algunos sprinkles, azúcar de colores y dulces para que él pudira decorar sus propias galletas. Ya se podrán la cara de felicidad que tenía mi niño hermoso decorando sus galletas y después probando sus creaciones.




¡Que lo disfruten!
Bruni's boulangerie

Panqué de Jengibre con Peras Poché

martes, 1 de noviembre de 2016





Ya estamos en el mes de noviembre, y yo ya estoy contando los días para sacar mis adornos de Navidad y empezar a decorar la casa. Este año estoy más emocionada que nunca por la Navidad, Saúl la espera con ansias, así que mamá también. Aunque bueno la verdad yo no soy de tirar la casa por la ventana para decorar, pero si me gusta ponerme festiva e ir entrando en ambiente.

Tal vez ya se han dado cuenta en mis redes sociales que en cuanto a postres yo ya estoy en modo navideño, me he adelantado un poco para tener tiempo y poderlas compartir antes de que que me vaya de vacaciones.

Empecemos con la receta de hoy.
Ya les decía en el Cranberry Apple Pie que anteriormente no me gustaba nada que tuviera que ver con peras y manzanas cocidas. No sé de dónde provenía eso, tal vez mi mamá me dio demasiadas peras y manzanas cocidas cuando era bebé y quedé traumada.
Hasta hace unos años yo intentaba probar este tipo de postres y no me gustaban NADA. Afortunadamente eso ya cambio.



Pan de Muerto

viernes, 21 de octubre de 2016




Hace unos días les compartí en mis Stories de Instagram algunas fotografías de lo que estaba horneando. Era este increíble, maravilloso y delicioso pan de muerto.

La verdad es que yo pensaba en volver a hacer la receta porque no estaba muy convencida de como me habían quedado los huesitos, sentí que me habían quedado demasiado flacuchines y a la vez las bolitas demasiado redondas.
Incluso les comenté en una de las fotos que les compartí que la volvería a hacer porque los huesitos no me habían quedado como quería.
Todo cambió cuando recibí varios lindos comentarios acerca de mi pan. Hicieron mi día y me hicieron recapacitar. ¡Muchas gracias por eso!

En las notas les deje una fotografía para que vean como tienen que ser. Como les decía, a mí me quedaron las bolitas muy redonditas y esta parte tiene que ser más alargada, así la parte que a mí me quedó delgadita a ustedes les quedará más gruesa.

La receta es del libro "Panes Mexicanos" del Chef Irving Quiroz, a quién yo le tengo una gran admiración, Yo sigo su trabajo desde hace años, el día que me enteré que saldría un libro a la venta del Chef y que este sería de panes de mi México querido me puse lo que le sigue de contenta. 
De esto ya ha pasado más de un año y exactamente en octubre pero a principios compré el libro, por una o por otra cosa ya no alcance a hacer el pan de muerto el año pasado, esta vez no me lo perdonaría si no les hubiera compartido esta maravilla de receta.

Helado de Chocolate Saludable + Vegano

viernes, 7 de octubre de 2016



Hola, hola, ¿cómo han estado?
Yo he estado molida, me duela cada parte de mi ser. Y es que por fin estoy ejercitando mi cuerpo, Ya les había dicho hace un par de meses que una vez más había dejado el ejercicio, que lo tenía en pausa por el calor que estaba haciendo. Yo hacía yoga en casa y me encantaba. Sólo que tenía un problema, nunca fui constante a pesar de lo bien que me hacía sentir. Siempre había algo por lo que dejaba de practicar yoga y no ser constante. Y así estuve 5 años.

Me di cuenta de que yo no soy muy buena para hacer ejercicio sola. Así que hace unos días me inscribí a barre, que es una combinación de ballet, yoga y pilates. Estos primeros días que he estado en las clases me he sentido excelente, aunque como les digo, muy adolorida, hasta reír me duele. Pero como dicen: “Si no duele, no sirve”. Hoy ya amanecí mejor, y espero poco a poco irme acostumbrando a este nuevo tipo de ejercicio. Y el tener a alguien al lado mío que me traiga cortita. Porque déjenme les digo, cuando uno (al menos yo) hace ejercicio en casa a veces se salta las partes difíciles y dolorosas. Lo sé, soy una tramposa.

Y como ahorita estoy en modo saludable, ¡les tengo una receta saludable!

Esta receta la tenía guardada desde hace meses, y no salió a la luz en ese entonces porque uno de sus ingredientes subió de precio, cuatro veces su costo. 
Les hablo del aguacate, uno de los ingredientes principales de este helado vegano. 
Yo sé que estamos en pleno octubre para una receta de helado, pero yo helado puedo comer en cualquier mes, ¿y ustedes?

En mi casa el aguacate es tan importante como lo es la cebolla y el tomate, están casi al mismo nivel. Nos gusta mucho, MUCHO. Mi hijo se lo come con todo. El sería feliz comiendo sandwich de aguacate, taquitos de aguacate, torta de aguacate, pasta fría con aguacate, y muchas más cosas con aguacate, todos los días.


Muffins de Blueberries + El Gran Secreto para unos Muffins Esponjosos

miércoles, 21 de septiembre de 2016




Después de 4 recetas seguiditas sin horno ya era hora de prenderlo, ¡yo ya lo extrañaba!, ¿y ustedes?

Esta vez voy a tratar de ser lo más concisa posible para poder compartirles las receta hoy mismo, si no, creo que me podría tardar más tiempo. 
Este día ando con las prisas a todo lo que da.

Así que por más que quiera contarles acerca de cómo fue la historia de inspiración de hoy, lo dejaremos para otra ocasión. Les prometo que les contaré.
Lo único que les puedo adelantar es que tengo un nuevo libro, todo un sueño de libro; "Bouchon Bakery" de Thomas Keller y Sebastien Rouxel. 

Es un libro que me ha cambiado por completo, las técnicas que tiene son totalmente diferentes a las que hasta este momento yo había aprendido, ha hecho como un pequeño "reset" en mí.



La masa de estos muffins es muy similar a otras que he hecho, pero tiene un GRAN secreto para que sean lo más esponjosos y húmedos muffins que hayan probado. 
Vamos a dejar descansar la masa por toda la noche o incluso la pueden dejar hasta por 36 horas.
-Esta es la clave, el gran secreto para hacer un gran muffin.-

Como les decía, la masa la mandaremos al refrigerador por algunas horas, pero para estos muffins de blueberries serán sin la fruta. Y como después de refrigerar la masa es mucho más espesa que recién hecha, en esta receta es necesario utilizar blueberries congeladas, si no, se harían mermelada en la masa.
Yo tenía blueberries frescas y las tuve que congelar. Ustedes las pueden comprar ya congeladas, y lo mejor de esto es que congeladas las pueden encontrar todo el año.

Hay recetas en el libro con otras frutas y verduras que si los incluyen en el reposo, como los de zanahoria. Les prometo después compartirles también esa receta.
Los frutos rojos son diferentes porque soltarían liquido de color y pintarían toda la masa.




Y para darle el súper toque final a los muffins, un riquísimo streusel de almendra.





Muffins de Blueberries


Ingredientes.
10 muffins.

Para el Streusel:
  • 1/4 taza + 1 Cda. (60 g) harina, todo uso
  • 1/2 taza + 1/8 taza (60 g) harina de almendra
  • 60 g mantequilla fría y cortada en cubos pequeños
  • 1/8 cdita. sal de mar fina


Para la Mezcla de Muffins:
  • 1 1/4 + 2 Cdas. harina todo uso (200 g)
  • 1/2 cdita. + 1/8 cdita. polvo para hornear
  • 1/2 cdita. + 1/8 cdita. bicarbonato de sodio
  • 1/2 cdita. sal de mar fina
  • 100 g mantequilla sin sal, a temperatura ambiente y textura pomada
  • 1/2  taza (100 g) azúcar granulada blanca
  • 2 Cdas. melaza*
  • 2 Cdas. miel de abeja multifloral (yo utilicé miel de abeja regular)
  • 1/3 taza huevo**
  • 1 cdita. extracto de vainilla
  • 1/4 (60 ml) taza buttermilk***
  • 1 1/4 taza (180 g) blueberries congeladas
  • 1 Cda. harina, todo uso.


Procedimiento.
Para el Streusel:
En un bowl pequeño ponemos todos los secos y mezclamos. Agregamos la mantequilla e integramos con nuestros dedos, sólo cuidando de no aportar mucho calor a la mezcla para que la mantequilla no se suavice. Cuando la mantequilla esté integrada cubrimos nuestro molde y llevamos a refrigerar por al menos 2 horas o hasta 2 días.


Para la Mezcla de Muffins:
En un bowl pequeño ponemos nuestras blueberries y la cucharada de harina, mezclamos bien. Llevamos al congelador en un contenedor hermético.

En un bowl mediano ponemos nuestra harina, polvo para hornear, bicarbonato y sal. Mezclamos muy bien con un batidor globo o un tenedor. Dejamos de lado.

En el bowl de la batidora vamos a acremar la mantequilla a velocidad media por 3 a 4 minutos (si es con KA, utilizar el aditamento de pala), la consistencia debe quedar cremosa. Agregamos el azúcar y batimos por 1 a 2 minutos más, hasta que esté esponjosa la mezcla. Seguimos con la melaza y miel a velocidad baja y batimos por 1 minuto. Siguiendo con la velocidad baja agregamos el huevo y la vainilla, mezclamos por sólo 30 segundos. Incorporamos la mitad de nuestra mezcla de harina y batimos por 15 segundos, ahora agregamos la mitad del buttermilk y mezclamos por 15 a 30 segundos hasta combinar. Repetimos el proceso con los ingredientes secos restantes, seguido del buttermilk.
Con una espátula de silicón terminamos de incorporar muy bien los ingredientes. Cubrimos el bowl y refrigeramos por toda la noche o hasta 36 horas.

Precalentamos el horno a 425 ºF (220 ºC). Preparamos el molde con 10 capacillos. Dejamos de lado.
Sacamos la mezcla del refrigerador y dejamos reposar 5 a 10 minutos a temperatura ambiente, para que se suavice un poco.
Agregamos las blueberries a la mezcla e integramos con una espátula.

Repartimos la mezcla en los 10 capacillos. Si tienes una cuchara de helado, ¡úsala!, es la medida perfecta. (Es poco menos de la medida de 1/3 de taza).
Agregamos 2 1/2 cucharadas de streusel recién salido del refrigerador a cada muffin.

Bajamos la temperatura del horno 350 ºF (180 ºC) y llevamos a hornear nuestros muffins por 35 a 40 minutos, hasta que se miren doraditos y al insertar un palillo salga limpio.







Notas.
*La melaza además de sabor le aporta el color café que tienen los muffins, si no encuentras puedes utilizar miel de piloncillo ya que el sabor y el color es muy parecido. Y por última opción sería utilizar más miel de abeja, sólo que quedarán de color más claro.

**Será necesario batir dos huevos aproximadamente y medir el 1/3 de taza para agregar a la mezcla, el resto no lo necesitaremos.

 ***Buttermilk casero. 1/4 taza de leche entera a temperatura ambiente + 1/4 cdita. jugo de limón o vinagre blanco, dejamos reposar 10 minutos)

-Es muy importante utilizar blueberries congeladas.

-Estos muffins duran de 2 a 3 días en un contenedor hermético a temperatura ambiente. Si hace calor en el lugar donde vives es recomendable refrigerarlos.

-La miga sigue siendo buenísima al pasar los días, sólo el streusel se ve un poco afectado respecto al primer día ya que pierde un poco lo crocante.







Fuente: Receta ligeramente adaptada del libro "Bouchon Bakery" de Thomas Keller y Sebastien Rouxel. 



Los muffins son de esos panes que a mí me gusta comer recién salidos del horno o durante las primeras horas de ser horneados porque es cuando más suave es su miga, con estos muffins no importa si los comes recién salidos del horno o en dos días, seguirán teniendo la mejor miga.

¡No van a poder creer lo esponjosos que son!




¡Que lo disfruten!
Bruni's boulangerie