Ir al contenido principal

LO MÁS RECIENTE

Helado de Mamey

¿Cómo les fue con el calor en el mes de agosto?
Donde yo vivo tuvimos el día más caliente del año (aunque yo no sentí uno, sentí como tres). Fue de esas veces que hasta hacer el más mínimo esfuerzo, te pesa en el alma.
Pero no todo fue calor y sufrimiento, de hecho también tuvimos una semana en la que la temperatura bajó considerablemente. Incluso, un día durante toda la mañana estuve muy abrigada con un suéter. No podía creer que en pleno verano me encontrara tan cubierta.

Ahora nos encontramos en septiembre que aunque todavía tenemos días con calor, es un calor diferente, uno que se disfruta. Además, ya estamos a nada de despedir el verano y darle la bienvenida al otoño.
Sé que el otoño es la estación favorita de muchos, Yo no podría decir que es mi favorita, porque cada estación tiene lo suyo, y todas se disfrutan de una manera diferente y especial.
Pero de que la espero con emoción, eso no puedo negarlo.

Casi todo el mes pasado mantuve mi horno apagado, y no fue porque le tuviera…

Pan de Muerto




Hace unos días les compartí en mis Stories de Instagram algunas fotografías de lo que estaba horneando. Era este increíble, maravilloso y delicioso pan de muerto.

La verdad es que yo pensaba en volver a hacer la receta porque no estaba muy convencida de como me habían quedado los huesitos, sentí que me habían quedado demasiado flacuchines y a la vez las bolitas demasiado redondas.
Incluso les comenté en una de las fotos que les compartí que la volvería a hacer porque los huesitos no me habían quedado como quería.
Todo cambió cuando recibí varios lindos comentarios acerca de mi pan. Hicieron mi día y me hicieron recapacitar. ¡Muchas gracias por eso!

En las notas les deje una fotografía para que vean como tienen que ser. Como les decía, a mí me quedaron las bolitas muy redonditas y esta parte tiene que ser más alargada, así la parte que a mí me quedó delgadita a ustedes les quedará más gruesa.

La receta es del libro "Panes Mexicanos" del Chef Irving Quiroz, a quién yo le tengo una gran admiración, Yo sigo su trabajo desde hace años, el día que me enteré que saldría un libro a la venta del Chef y que este sería de panes de mi México querido me puse lo que le sigue de contenta. 
De esto ya ha pasado más de un año y exactamente en octubre pero a principios compré el libro, por una o por otra cosa ya no alcance a hacer el pan de muerto el año pasado, esta vez no me lo perdonaría si no les hubiera compartido esta maravilla de receta.




Después de que mezclemos algunos de los ingredientes en un bowl, llegará la hora de hacer brazo y empezar a amasar. Haremos este pan sin batidora. Yo sé que no todos en casa tienen batidora con el aditamento de gancho que se usa para hacer pan. ¡Esta receta la podrán hacer todos!

Ah eso sí, traigan a la amiga, vecina, marido, a quien quieran para que les platique cuando estén amasando y se les pasen más rápido esos minutos. 





Yo leí la receta en la tarde-noche y lo de separar las porciones para hacer las partes del pan, no entendía nada, sentía que estaba en medio de un acertijo. A esas horas por lo regular ya no funciono bien, al día siguiente muy tempranito volví a leer la receta y todo era totalmente claro para mí. Lean la receta cuantas veces sea necesario, y si son de los míos, aprovechen esas horas que son de más claridad para ustedes.

Para las cantidades de ingredientes que tenemos nos alcanzará para hacer 4 panes. Yo estuve tentada en poner los cuatro panes en una charola, pero ya al colocarlos me di cuenta de que no cabrían porque todavía faltaba que reposaran y ahí aumentarían de tamaño otra vez. Además en el horno crecieron mucho más.





Pan de Muerto


Ingredientes.
4 panes grandes de aproximadamente 20 cm de diámetro cada uno.

Para la Esponja:
  • 20 g de levadura en polvo instantánea
  • 300 g harina, todo uso
  • 350 ml leche entera, a temperatura ambiente

Para la Masa:
  • 200 g huevo, a temperatura ambiente
  • 60 g yemas, a temperatura ambiente
  • 700 g harina, todo uso + para mesa de trabajo
  • 12 g sal de mar fina
  • 190 g azúcar granulada blanca
  • 200 g mantequilla en cubos y a temperatura ambiente + para engrasar bowl
  • 10 ml agua de azahar
  • ralladura de una naranja grande

Para el Terminado:
  • 200 g azúcar granulada blanca
  • 1 raja de canela de 10 cm
  • 100 g mantequilla derretida



Procedimiento.

Para la Esponja:
En un bowl combinamos la levadura en polvo con la harina. Agregamos la leche y mezclamos hasta obtener una mezcla homogénea. Tapamos el bowl con plástico adherente y dejamos reposar a temperatura ambiente durante 30 minutos o hasta que en la masa aparezcan burbujas de aire. (Yo la puse en mi horno apagado).


Para la Masa:
Colocamos la esponja en un bowl grande, incorporando los huevos y yemas con una cuchara de madera, de uno en uno. Mezclando bien el anterior antes de agregar el siguiente.

Agregamos nuestra harina poco a poco, volcamos la masa en nuestra mesa de trabajo y empezamos a trabajar con nuestras manos hasta tener una masa homogénea. Añadimos la sal y seguimos trabajando la masa hasta desarrollar cierta elasticidad. Agregamos el azúcar y amasamos hasta incorporarla por completo.

Añadimos poco a poco la mantequilla, el agua de azahar y ralladura de naranja, sin dejar de trabajar la masa. Continuamos amasando hasta que la masa se despegue de la mesa de trabajo, esté lisa y elástica. (La masa en este punto estará muy pegajosa, no debemos de agregar más harina, al amasar poco a poco empezará a despegarse. Yo tardé poco más de 10 minutos amasando).

Engrasamos ligeramente con mantequilla un bowl grande. Formamos una esfera con la masa y la colocamos en el bowl, cubrimos con plástico adherente y dejamos reposar por en un lugar cálido por 1 hora o hasta que duplique su volumen. (Yo la puse en mi horno apagado).


Para el Terminado:
Preparamos dos charolas con papel encerado, dejamos de lado.

Enharinamos nuestra mesa de trabajo, colocamos la masa encima, la ponchamos y la dividimos en cuatro partes iguales. Boleamos y separamos una quinta parte de cada uno de los cuatro bollos y reservamos.
Boleamos nuevamente las 4 porciones grandes de masa, colocamos dos bollos en cada charola.

Ahora cada una de las cuatro porciones que reservamos las dividimos en 5 partes iguales. Así que tendremos 20 porciones de masa del mismo tamaño. Cuatro de ellas las reservamos para formar la cabeza de los panes de muerto. Con las 16 restantes haremos los huesitos.

Para formar los huesitos del pan, espolvoreamos con un poco de harina las 16 esferas. Tomamos una de ellas, presionamos por la mitad con el dedo índice sobre la mesa y rodamos hacia abajo y arriba para dividirla en dos pero sin cortarla. Obtendremos 2 pequeñas esferas de cada lado, repetimos el procedimiento de rodar hacia arriba y abajo con un dedo encima de cada esfera, el resultado será la forma de un gusano segmentado en 4 partes iguales. Hacemos lo mismo con las 15 esferas restantes.

-Por cierto tal vez notaron que a la foto principal le falta una hilera de huesitos y esto es porque me ocurrió un accidente, se me cayó al suelo-.

Humedecemos una brocha con muy poca agua y barnizamos los bollos grandes de masa. Estiramos ligeramente uno de los huesos para que alcance a cubrir todo el pan y colocamos sobre uno de los bollos de masa, cubriéndolo de lado a lado, colocamos el segundo de forma perpendicular al primero y ponemos los otros dos huesos entrecruzados. Barnizamos con un poco de agua una de las esferas pequeñas y colocamos encima del cruce de todos los huesos. Repetimos el proceso con el resto de los bollos, huesos y esferas.

Dejamos reposar los panes entre 45 a 60 minutos o hasta que dupliquen su volumen.
Precalentamos el horno a 170 ºC.
Horneamos los panes durante 25 minutos o hasta que se doren. Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Licuamos el azúcar con la canela hasta que obtengamos un polvo fino. Barnizamos los panes con la mantequilla derretida y espolvoreamos con la mezcla de azúcar y canela.






Notas.
-Les dejo aquí una foto del instagram del Chef Irving para que vean como quería que me quedaran los huesitos, deben de estar más alargaditas las piezas.

-El pan dura hasta tres días a temperatura ambiente. Sin embargo el día que se hornea y al siguiente es cuando la miga es más suave.




Fuente: Libro "Panes Mexicanos" Irving Quiroz 



Hasta ahora se me hace compartirles una receta del libro, pero yo ya he hecho los colchones de naranja y aunque no tuve la oportunidad de fotografiar la receta les tengo que decir que también están buenísimos, y creo que están de suerte porque mi amiga Michelle le dio un twist a estos panes en su receta Panecillos de Limón así que si tienen ganas de probar esa receta también ya saben donde encontrarla.

Yo estoy feliz, muy feliz al haber hecho este pan. Los minutos que estuve amasando con mis manitas valieron totalmente la pena para que me esponjaran así de bonito.
Esta ha sido mi primer receta de pan de muerto y no puedo creer que yo haya hecho esta maravilla.





¡Que lo disfruten!
Bruni's boulangerie




Comentarios

  1. Hola!!!Si es que por la mañana todo se ve mejor y así te ha salido, nunca mejor dicho: para resucitar a un muerto!!!jajajaja!! Me ha encantado este pan que te ha dado trabajo pero el resultado ha sido espectacular. Te lo has propuesto y te ha salido fabuloso.
    Me alegro de saludarte y de disfrutar de tus recetas. Un beso muy grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, ¡Gracias mi querida Elisa!
      Un beso muy grande para ti también. ¡Lindo fin de semana!

      Eliminar
  2. ¡¡Hola Maribel!! Pues a mi me parece preciosísimo tu pan, pues he vistos otros panes de muerto en otros blogs, y no lucen ni la mitad de bonitos que el tuyo, y es bien cierto lo que te digo. Me gusta su tamaño también, pequeñito y redondito, ¡¡una belleza!! Y supongo que tiene que estar muy rico, y sólo el placer de haberlo hecho con nuestras propias manos, aún valoramos más su sabor. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, me he emocionado al leer tu comentario. ¡Te lo agradezco mucho en verdad!. Y sí, está muuuuy rico.
      ¡Miles de besitos!

      Eliminar
  3. Maribel, este pan quizás es perfecto, no sé pues nunca lo probé, peeeero a simple vista promete ser una delicia, y tus "quejas", no las entiendo, quizás los huesitos fueron de alguien gordito, jajajaja...
    Sé que es algo muy tradicional, es fácil conocer costumbres de otras culturas gracias a la televisión y a Internet, aunque también he de decir, que mi hermana estuvo en México hace unos años por estas fechas, y trajo una calaveritas de azúcar súper coloridas, que es lo que más conocía yo de vuestras fiestas.
    Aquí se celebra el día de todos Los Santos y el día de Los Difuntos, y además de llenarse los cementerios de flores, las casas que aún conserva la tradición, hacen algún que otro dulce tipo rosquillas, y poco más ya que suele ser un mes de recogimiento, sobretodo para quienes tiene "ausencias"en su familia; las celebraciones se reservan para el mes de diciembre.
    Besos mi niña preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, no lo había pensado así.
      Es que tú siempre ves con tan buenos ojos lo que hago, muchas gracias por eso. Pero de que está deliciosos no hay ni la mínima duda, a todos en casa nos fascinó.
      Las calaveritas son tan lindas y súper coloridas como lo dices. Dile a tu hermana que regrese y que te traiga con ella. ¡Yo estaría encantada de recibirlas en mi casa.
      Acá también los cementerios se llenan de flores, hay muchas personas que ahí pasan la noche y hasta música llevan.
      El día de Muertos en una gran celebración, aunque en mi ciudad no lo vivimos tanto como en el centro y sur de México que es donde hay más tradición y folklore.

      ¡Millón de besos mi Concha preciosa!

      Eliminar
  4. No he comido este pan nunca, aunque sí que he oido hablar de él y tiene que estar buenisimo. A mi me gusta mucho como te ha quedado.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Maribel!
    Me encanta. Te ha salido muy bien.
    He de decir que este año he visto varias recetas de Pan de Muerto. No sabía de su existencia, ni de su historia, que era típico de México por estas fechas.
    Me había picado el gusanillo de hacerlo, pero si lo hago utilizaré tu receta, (con tu permiso) porque creo que más auténtica que esta no la hay.
    Si la hago te aviso.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Beatriz!
      Mil gracias, yo encantada de que prepares la receta. Sé que te va a gustar mucho. Y claro, me tienes que contar.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Ay Maribel, como te lo dije ya por las redes, cómo me gusta!!!!! Te quedó verdaderamente hermoso, y seguramente delicioso! Gracias por la receta!!!!

    ResponderEliminar
  7. Pero si es monísimo ¿cómo le pusiste pegas?, a mí este año no me quedó tan 'mono'.
    Si recuerdas el del año pasado, yo no le puse leche, así que el tuyo debe saber más a brioche. El mío está entre brioche-panettone-roscó de Reyes.
    Me ha encantado y te ha quedado perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡qué delicia!
      Creo que el mío más bien se parece un poco a la rosca de Reyes, porque al menos las masas de brioche que yo he hecho tienen una cantidad mucho mayor de mantequilla que este. ¡Todos los panes hechos en casa son deliciosos!
      ¡Mil gracias Sil!

      Eliminar
  8. Un pan especial y riquísimo. En las fotos dan ganas de comerlo..Ñam ñam... Buenas tardes. Bs.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Favoritos de la Semana